martes, 12 de noviembre de 2013

El español en la prensa de los Estados Unidos. Impresiones y ejemplos


Estos son algunos de los triunfalistas titulares que leí poco antes de venir a Estados Unidos y que me animaban a creer que, después de todo, no sería tan complicado encontrar trabajo en este país como periodista español. Que ante mí se presentaba la oportunidad de saltar a la cresta de una gran ola que tan sólo estaba empezando a formarse y que podría acabar como un tsunami idiomático. Al fin y al cabo, el crecimiento del español y de los hispanohablantes en Estados Unidos es un hecho innegable.

Mis primeros paseos por las calles de Manhattan parecían confirmar mis grandes esperanzas. Me topaba con las más variopintas conversaciones en español y con todo tipo acentos latinoamericanos: mexicanos llamándose “carnal”, boricuas que iban a “darse el palo”, amigos colombianos que eran “uña y mugre”, argentinos (cómo no) riendo y diciendo “boludeces” o venezolanos con ganas de pasarla “chévere”. Nueva York parecía palpitar con los giros y modismos del español latinoamericano y mi confianza permanecía intacta. Hasta que un tipo con mucha prisa pasó a mi lado con el teléfono celular pegado la oreja y despidiéndose de su interlocutor con un chocante “te llamo pa’trás”.

No pude evitar levantar la ceja al escuchar una frase tan mutante.

Es inevitable que el español cambie en contacto con un vecino tan poderoso como el inglés, no hay nada trágico en ello. Según Kim Potowski, profesora de Lingüística Hispánica de la Universidad de Illinois, en ocasiones se incorporan palabras inglesas como al decir “necesito un break” (cosa que, por otra parte, también ocurre en España). Otras veces una palabra adquiere nuevos significados como “aplicar”, usada para indicar que se está postulando a un puesto de trabajo, que viene del verbo “to apply”. Por último, y quizá esto sí pueda concebirse como una contaminación innecesaria y peligrosa para la lengua, en ocasiones se traduce literalmente expresiones del inglés como “I call you back” que se convierte en la incoherente sentencia “te llamo pa’trás”.

Hablar y leer no son la misma cosa

A pesar de su lento pero imparable ascenso en la escala social, la comunidad hispana en los Estados Unidos todavía sigue situada en la base de la pirámide socioeconómica del país. Y así es fácil que el gringo medio siga concibiendo el español como una lengua puramente migratoria y de bajo status; una idea que desafortunadamente hace mella en muchos inmigrantes latinoamericanos, que se ven forzados a dejar de hablar español para ser aceptados socialmente, para pertenecer y tener éxito en su nueva patria. Según Potowski “el español se mantiene como lengua muy viva por el flujo migratorio, pero el inglés de los hijos de los inmigrantes, que muchas veces nacen en Estados Unidos, supera a su español en tercer grado. Y los nietos de los que migraron muy pocas veces mantienen niveles productivos en español, aunque entienden”.

Esta tendencia convierte al tercer país del mundo con mayor número hispanoblantes (y a tenor de la tasa de natalidad en España pronto será el segundo) en un mercado aún ridículo y anécdotico para el mercado editorial, sea periodístico o literario, como bien se señala en este artículo.

¿Qué es la comunidad hispana o latina?

Desde que llegué a los Estados Unidos se ha ido asentando en mi cabeza la idea de que la comunidad hispana de este país es un magma heterogéneo de nacionalidades con sus propias idiosincrasias, una especie de Estado de las Autonomías descontrolado y multipolar, como España.

Lo que yo percibo es una comunidad con pies de barro que se sustenta, sobre todo, en un concepto folclórico sobre lo que es hispano y lo que no -generado principalmente por la maquinaria cultural gringa- y, en parte, asumido y alimentado alegremente por los propios inmigrantes.

Tengo la impresión de que éstos construyen su señas identitarias basándose en una limitada variedad de estereotipos culturales como “los latinos son gente de sangre caliente y alegre”, “ser latino equivale a ser, en mayor o menor grado, mulato” “tienen una facilidad innata para bailar”, “son apasionados y volcánicos”, etc.

En la realidad, Latino América aúna una gran variedad de etnias que convierten a la región en una de las más diversas del planeta. Latino América es una mezcla de población indígena, descendientes de españoles, portugueses, de esclavos africanos y de una gran variedad de poblaciones inmigrantes (italianos, alemanes, etc.) que se trasladaron al continente durante los siglos XIX y XX.

De este modo, ser latino en Estados Unidos no es -no puede ser- un asunto étnico ni de nacionalidad, tal y como ocurre con otras minorías estadounidenses como la negra o la china.

Ser latino tiene que ser otra cosa. Para sembrar un auténtico sentimiento de “latinidad”y una idea de pertenencia a un grupo más grande que el de los propios compatriotas, hace falta algo más que folclore y estereotipos. Se hace precisa la cultura con mayúsculas, y es ahí donde el idioma debe jugar un papel clave.

El uso del español en los medios

El español es, desde mi punto de vista, la herramienta más poderosa para crear, vertebrar y desarrollar una auténtica comunidad latinoamericana en los Estados Unidos. Una comunidad bien definida, fuerte y capaz de hacer lobby con eficacia, al más puro estilo estadounidense.

Para ello hay que deshacerse de los lastres sociales que arrastra el idioma mediante una fuerte inyección de amor propio y buenos cuidados. Es fundamental que los hispanohablantes de EE.UU. (o como ya empiezan a ser llamados, los Hispanounidenses) tomen conciencia de la importancia capital de conocer y tratar bien su lengua.

Y es en este punto donde los medios de comunicación en español presentes en el país deberían jugar un papel decisivo. Es preciso acometer una reflexión profunda respecto al uso de la lengua que hacen y cómo influye en la comunidad a la que se dirigen porque, en definitiva, la caída en desuso del idioma es también la muerte de los propios medios, o sea, un doble tiro en el pie: cultural y económico.

De todos modos, tengo claro que defender y obcecarse con la pureza del español en EE.UU. es como intentar cazar una mosca a cañonazos. No obstante, sí que sería necesario adoptar una postura más estricta respecto a lo que es permisible y lo que no en esta nueva variante del idioma. Desafortunadamente, es fácil recopilar noticias y reportajes producidos en este país poblados de errores, descuidos e incoherencias que serían fácilmente evitables con un mínimo de cuidado y formación.

En otras palabras, los medios en español de EE.UU. deben enfocar sus esfuerzos en usar el idioma de la mejor forma posible, deben rehusar ser una mera versión en español de los medios gringos, pero aprovechando todo lo que éstos pueden enseñar sin renunciar a una personalidad propia -llámese “latina”, “hispana” o de cualquier otra manera-.

He seleccionado unos cuantos de los errores y desvaríos más recurrentes con que me topo por aquí y los he clasificado en 3 tipologías:

1.Titulares escritos con la gramática del Maestro Yoda. En este apartado englobo aquellas noticias cuyos titulares responden a esa extraña tendencia de algunos periodistas latinos de retorcer la gramática del idioma hasta obtener resultados tan disparatados que bien podrían ser frases dichas por el Maestro Yoda. Veamos algunos ejemplos reales, aunque por respeto no citaré los medios en los que han aparecido estos titulares (si queréis leer las noticias originales no os costará encontrarlas a través de un buscador).

-TITULAR ORIGINAL: “Regresa el Congreso, pero dicen no republicanos a la reforma”.
Sin leer el cuerpo de la noticia ni saber el tema al que se refiere, es realmente difícil entender qué nos quiere contar el redactor, pero aventuro que pretendía decir algo así como “El Congreso vuelve al trabajo, pero los republicanos dicen no a la reforma”. Vale, la frase es un poco más larga, pero por Crom, estamos hablando de medios online, ya no tenemos que preocuparnos del precio del papel.

-TITULAR ORIGINAL: “Da inicio cadena de ayuno a nivel de todo EEUU en favor de la reforma migratoria”.
Seguimos con el tema de la reforma migratoria y este titular, aunque comprensible, es una oda al disparate gramatical. ¿No hubiese sido más fácil escribir “Miles de personas en todo EE.UU. ayunan en favor de la reforma migratoria”? Y esta vez la frase tiene la misma extensión prácticamente.

-TITULAR ORIGINAL: Acredita México ser confiable a la inversión extranjera: Peña Nieto”.
Esta frase es una de mis favoritas por el estratosférico nivel de absurdo que alcanza. En fin, lo que el periodista quería decir es que “Peña Nieto dice que México es un país confiable para la inversión extranjera”. Mejor, ¿no?

2.¿Quién se llevó los artículos, las preposiciones y los adverbios? En este segundo grupo incluyo aquellas noticias y artículos en los que, por razones desconocidas para mí, el periodista decide prescindir de esas inútiles palabras que son los artículos, adverbios y preposiciones. Me refiero a cosas como esta:

-TITULAR ORIGINAL: Cierran calle Country Club; abrirá hasta marzo del 2014”.
Con este tremendo titular el redactor consigue generar una paradoja espacio-temporal digna del mejor escritor de ciencia ficción. Tan sólo leyendo el primer párrafo de la noticia, descubro que lo que el audaz periodista quería contarnos es que “Cierran LA calle Country Club, que NO abrirá hasta marzo de 2014”. Sólo un simple "la" y un "no" pueden cambiar el significado del titular.

3.Maniqueísmo: latinos vs the world. En este tercer apartado me centro más en el mensaje del artículo que en su gramática para señalar una leve tendencia a titular ciertas noticias que implican a ciudadanos latinos con un punto de sensacionalismo, maniqueísmo y victimismo que, en mi opinión, hace un flaco favor a la comunidad hispana; pues siembra animadversión en la población. Un par de ejemplos:

-TITULAR ORIGINAL: “Un latino se quemó vivo sin que nadie lo ayudara”.
Es fácil imaginar que más de un lector podría inferir que a la pobre víctima la dejaron morir abrasada precisamente por ser latino, ni más ni menos. Una falacia lógica en toda regla. De hecho, si uno decide leer la noticia verá que el accidente se produjo en una multitudinaria fiesta de Halloween y muchos de los testigos de la tragedia creyeron al principio que el fuego era un efecto especial como los que se usan en las películas. En cuanto se dieron cuenta de su error, muchos trataron de auxiliar a la víctima, tal y como se puede ver en el vídeo que ilustra la noticia.

-TITULAR ORIGINAL: “Culpable hombre por asesinar a transgénero hispana en Queens”.
Dejando de lado la gramática parda, hay que reconocer que este titular no es tan tendencioso como el anterior. Sin embargo, enfatizar de forma sistemática el hecho de que la víctima es ”hispana”, no es más que el reverso tenebroso de una reprobable práctica, habitual en los medios de comunicación más conservadores, que consiste en recalcar la etnia o raza de un delincuente cuando ataca a una persona de raza blanca. Y si no me creéis, preguntadle a la comunidad árabe o a la negra.

En fin, todos estos ejemplos pueden resultar curiosos, pero en realidad son síntomas de una baja calidad que también se reproduce fuera de las fronteras de los medios: disparatada cartelería en las calles, traducciones gubernamentales pobres -o directamente hechas con el traductor de google- que son consecuencias de una preocupante falta de cuidado con el español escrito.

El poder del español en Estados Unidos, el poder de ser bilingüe

Creo que la mejor forma de vigorizar el español de EE.UU. es convenciendo a los hispanohablantes de la gran herramienta de la que disponen. Tienen que darse cuenta de que, a pesar de las presiones a las que puedan verse sometidos, conservar el español es un forma de acumular poder. Deben entender que tienen la oportunidad de ser completamente bilingües con dos de los tres idiomas más hablados del planeta.

Sin duda, hablar inglés es fundamental para poder integrarse en los EE.UU., no debemos olvidar que es la lengua franca del imperio, el idioma del jefe. Pero conservar el español, cuidarlo y valorarlo, es una oportunidad para la comunidad hispana de aventajar a los estadounidenses monolingües y de convertirse en “gatekeepers” imprescindibles entre el mercado latinoamericano y el estadounidense.

Tal vez muchos consideran que conseguir un bilingüismo simétrico entre el español y el inglés en Estados Unidos es una tarea prácticamente imposible, sin embargo yo no estoy tan seguro. Será difícil, habrá obstáculos, pero según algunos estudios, en el año 2050 casi mil millones de personas hablarán español en el mundo. Sería bueno tomar nota.

11 comentarios:

  1. Muy bueno Jorge, sobre todo los titulares al más puro estilo mexicano.
    ¡¡Qué cosa el carácter social del idioma!! En EEUU el latino habla inglés para ser aceptado en la "nueva patria", pero cuando vuelve a "su casa" continúa hablando inglés para marcar la diferencia. Y es que es muy curioso ver en un autobús de México a 3 mujeres mexicanas (madre e hijas) hablando en inglés entre ellas cuando, seguramente, en su casa de EEUU su idioma habitual es el español.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Inés, me alegra que te haya gustado. No tenía ni idea de que eso pasaba en México con los emigrantes retornados. Raro, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Grande, Jorge! Me gusta como escribes, sí señor.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Un post muy interesante, Jorge, y me gusta que tiene varias capas de lectura, desde la más lúdica (los titulares) hasta las distintas cargas de profundidad que planteas sobre el rigor idiomático, la reivindicación del orgullo cultural latino, el uso del español como pilar de identidad cultural...
    Efectivamente uno tiene la sensación cuando está en EE.UU. de que los latinos se cuidan mucho de hablar inglés y con el menor acento posible, especialmente en circunstancias profesionales, de formalidad, o en presencia de americanos no latinos. Me he encontrado sin embargo con que si uno entra en restaurantes mexicanos en California, que es mi experiencia directa, se escucha mucho español pero también mucho, muchísimo spanglish. En realidad, salvo gente mayor que sí parecen comunicarse fundamentalmente en español / mexicano, con la gente joven hay una mezcolanza fascinante (o grotesca según cómo lo mires) de palabras en los distintos idiomas, y de ratos en los que sólo hablan inglés.
    Ciertamente tengo la nítida impresión de que hablar un buen inglés es un símbolo de estatus y no me extraña entonces lo que comentas de la pérdida del idioma a medida que avanzan las generaciones. Es una lástima, pero es la pura realidad. Como las personas de color que cuando se mueven en entornos típicamente de blancos caucásicos parece que procuran mimetizar las formas de hablar, vestir y comportarse de esos blancos.
    Ah, y casi lo que más gracia me ha hecho de los titulares es que en realidad yo los estaba comprendiendo a la primera. No sé si será por estar acostumbrado a leer y escuchar medios americanos, a los que se imita con esas retorcidas construcciones y la eliminación exagerada de artículos y preposiciones, o será simplemente porque tras cierto tiempo uno se acostumbra a todo y baja el listón lo que haga falta. Bueno es recordar que habría que mantener un mínimo nivel de uso del idioma. Y no seré yo quien tire la primera piedra, ojo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por los comentarios, Daniel. Si te soy sincero, yo también entendí los titulares a la primera, pero quería darle cierta carga tragicómica al asunto. De todos modos, fíjate en el último ejemplo: el titular dice justo lo opuesto a la noticia. Es un disparate bastante grande.

    ResponderEliminar
  6. Felicidades Jorge! muy buen repaso :-)

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Marga! Significa mucho viniendo de ti. ;)

    ResponderEliminar
  8. Los hispanos en american tienen un orgullo falso en un idioma que lamentablenente ni es nuestra lengua legitima. If we choose to speak English or whatever language we choose its because its our choice and it should never be judged. Let's not forget that it was the Spanish who raped our lands , our people, destroyed our history, and literally forced their language on us at gun point. Taking such pride on a common tongue and placing judgment on who speaks it the most proper is just morally wrong.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por eso no sois blancos, sino mestizos. Al contrario que los ingleses que aniquilaron los indios americanos. En EE.UU. sí son blancos. Estudia más historia, anda.

      Eliminar
  9. Querido Unknown, si tuvieses un poco más de tranquilidad te habrías percatado de que el post no es una defensa del español, sino un alegato al bilingüismo ¿No crees que es absurdo renunciar a un idioma si se tiene la oportunidad de hablar dos? That's my point. Tú elige el idioma que te parezca, pero si lo piensas, si no hablases español no habrías tenido la oportunidad de entender lo que he escrito.
    En cuanto al tema de los españoles que llegaron a América hace 500 años y eran malos malísimos, ni siquiera me voy a molestar en rebatir un argumento tan pueril. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Jorge. Soy periodista y me gustaria hablar contigo. ¿Un mail? Gracias!

    ResponderEliminar